Institutional members access full text with Ovid®

Share this article on:

Relación coste-efectividad de la adición de la prueba del virus del papiloma humano a un programa asistencial planificado de cribado del cáncer cervical

Lonky Neal M. MD MPH; Hunter, Mark I. MD; Sadeghi, Mashod MD; Edwards, Gary MD; Bajamundi, Kathy RN; Monk, Bradley J. MD
Journal of Lower Genital Tract Disease: December 2008
ARTÍCULO EDITORIAL: PDF Only
English Translation

▪ Resumen

Objetivo.

Este estudio tenía por objeto demostrar una metodología para auditar el impacto de la prueba HCII en el coste directo del cribado citológico del cáncer cervical, obteniéndose una muestra para la prueba de todas las mujeres cribadas, que fue procesada de forma sistemática en las de edad igual o superior a 30 años.

Material y métodos.

Tras cambiar a una estrategia de cribado de todas las pacientes de edad igual o superior a 30 años, practicando una citología y una prueba del virus del papiloma humano de alto riesgo (VPH-AR), así como la obtención simultánea de una muestra para el VPH-AR en mujeres menores de 30 años, se analizaron retrospectivamente todos los datos citológicos, del VPH e histológicos pertenecientes al cribado cervical durante un período de 2 meses. Calculamos los costes directos de la realización de estas pruebas y estimamos la tasa de cumplimiento necesaria para que la relación coste-efectividad fuera equilibrada.

Resultados.

Durante el período de 2 meses, se aplicó el cribado a 8.300 mujeres tanto con una citología como con la obtención de una muestra para el VPH. En cuanto a los resultados citológicos “anormales”, el 5% de las pacientes presentó o bien células escamosas atípicas (3,5%) o bien anomalías intraepiteliales escamosas (1,5%). En otras 427 pacientes (5%), se obtuvo un resultado positivo para el VPH-AR con una citología normal. Seis de estas pacientes optaron por una colposcopia inmediata, y en 2 de ellas se detectó una neoplasia cervical intraepitelial de grado 2. Entre las mujeres de edad igual o superior a 30 años, 900 pacientes de 1.000 a las que se aplicó el cribado cumplían los criterios para un intervalo de 2 años consecutivos sin cribado, ya que tenían un resultado negativo en la citología y en la prueba del VPH-AR. Basándose en los costes directos relacionados con esta cohorte, no más de 164 mujeres podían solicitar un cribado a intervalos de menos de 3 años, a fin de que los costes totales de un programa de estas características fueran equiparables a los de un programa sin obtención de muestras para el VPH-AR.

Conclusiones.

El objetivo de añadir la obtención de muestras para HCII a la citología en el total de nuestra cohorte de cribado era reducir el número de pruebas realizadas, en el que tenía un efecto su distribución según edad. Nuestros cálculos indican que al menos 736 de las 900 pacientes con un doble resultado negativo (82%) no deberían someterse al cribado en intervalos inferiores a 3 años para que este paradigma ofreciera una buena relación coste- efectividad en las mujeres de edad igual o superior a 30 años. ▪

Correspondencia: Neal M. Lonky, MD, MPH, Kaiser Permanente Medical Group, 1188 N Euclid St, Anaheim, CA 92801. Correo electrónico: neal@lonky.com

©2008The American Society for Colposcopy and Cervical Pathology