Institutional members access full text with Ovid®

Share this article on:

técnica diagnóstica de extirpación electroquirúgica con asa para la resolución de discrepancias: predicen los factores preoperatorios la presencia de neoplasia cervical intraepitelial significativa?

Matthews, Kellie S MD; Rocconi, Rodney P MD; Case, Ashley S MD; Estes, Jacob M MD; Straughn, Michael J Jr., MD; Huh, Warner K MD
Journal of Lower Genital Tract Disease: September 2008
article: PDF Only
English Translation

▪Resumen

Objetivo.

Aunque las discrepancias anatomopatológicas entre los resultados del frotis de Papanicolaou y de la biopsia son un indicador aceptado de que se debe practicar una técnica diagnóstica de extirpación electroquirúrgica con asa (LEEP), dicha técnica no está exenta de complicaciones. Nuestro objetivo ha consistido en determinar la incidencia de la neoplasia cervical intraepitelial (CIN) 2 ó 3 y los factores de las pacientes que aumentan las posibilidades de detectar CIN 2 ó 3.

Materiales y métodos.

Realizamos una revisión retrospectiva de historias clínicas de pacientes a las que se había practicado una LEEP diagnóstica para resolver discrepancias anatomopatológicas en una clínica colposcópica de un centro universitario. La discrepancia anatomopatológica se define como un resultado de grado alto en un frotis de Papanicolaou y un resultado de CIN 1 o inferior en una biopsia dirigida colposcópicamente. Se recopiló información demográfica, citológica e histológica mediante una base de datos informatizada. Las pacientes se dividieron en dos grupos (por un lado, CIN 2 y 3 y, por otro, CIN 1 o inferior) según los datos anatomopatológicos de la muestra de la LEEP. Los factores de las pacientes se compararon con los resultados anatomopatológicos finales mediante la prueba χ2, la prueba de la t de Student, la prueba de sumas de rangos de Wilcoxon y un análisis multivariado según correspondiera.

Resultados.

Se identificó un total de 102 pacientes. Las muestras de siete pacientes fueron normales, en tres casos se detectaron alteraciones provocadas por el VPH, 25 mujeres presentaban CIN 1, 29 CIN 2 y 38 CIN 3. Un total de 35 pacientes (34%) presentaban CIN 1 o inferior, mientras que 67 pacientes (66%) presentaban CIN 2 ó 3. Los dos grupos fueron comparables en términos de edad (30,4 frente a 28,1 años), número de partos (2,2 frente a 1,9) y edad de la primera relación sexual (16,3 frente a 16,4 años). No existió ninguna diferencia estadística entre los grupos en cuanto a raza, hábito tabáquico, frotis de Papanicolaou, antecedentes de anomalías citológicas previas, método anticonceptivo, número de parejas sexuales anteriores y estado en cuanto al VIH. La mayoría de pacientes (75%) no se habían sometido a ningún tratamiento previo de la CIN. Las probabilidades de haberse sometido a un tratamiento previo o a una biopsia para detectar la presencia de CIN fueron superiores en el grupo de CIN 2 y 3 que en el grupo de CIN 1 o inferior (66% frente a 34%; p = 0,004). Los análisis univariado (p = 0,004) y multivariado (p < 0,001) pusieron de manifiesto un tratamiento previo de CIN como único predictor significativo de CIN 2 y 3.

Conclusiones.

Dos terceras partes de las mujeres a las que se había practicado una LEEP para resolver discrepancias anatomopatológicas entre los resultados del frotis de Papanicolaou y la biopsia de cérvix presentarán CIN 2 ó 3. Las mujeres que se han sometido a un tratamiento previo de CIN tienen más posibilidades de que se detecte CIN 2 ó 3 en su muestra obtenida mediante LEEP. ▪

Solicitudes de separatas: Rodney P. Rocconi, MD, Department of Obstetrics and Gynecology, Division of Gynecologic Oncology, University of Alabama at Birmingham, Room 538, Old Hillman Building, 619 19th St South, Birmingham, AL 35249-7333. Correo electrónico: rocconi@uab.edu.

©2008The American Society for Colposcopy and Cervical Pathology